STAJ RENUNCIA A LAS SUBVENCIONES

El STAJ, desde su fundación, ha renunciado siempre a las subvenciones que conceden todas las Administraciones públicas a los sindicatos para cursos de formación y para otras actividades ajenas a lo que debe ser la finalidad exclusiva de una organización sindical. La formación de los funcionarios es una obligación de las Administraciones Públicas, no de los sindicatos, que sólo deben ejercer funciones de control y colaboración en esta materia; así lo hemos entendido siempre, y por ello NUNCA hemos aceptado un solo euro para este fin. Tampoco hemos aceptado nunca otras subvenciones ajenas a la pura actividad sindical, pues consideramos que junto con las subvenciones para cursos constituyen un modo que tiene el gobierno de amordazar a las sindicatos, pues estos año tras año NEGOCIAN con el gobierno de turno su cuantía y se ponen de acuerdo. Son muchos millones de euros los que reciben las organizaciones sindicales, especialmente las multisectoriales, para formación y para la realización de actividades no sindicales de lo más variopinto. Es casi imposible saber cuánto dinero perciben. El STAJ es el único sindicato representativo en la Administración de Justicia que renuncia a todo ese tipo de subvenciones. Las organizaciones sindicales deben mantenerse con las cuotas de sus afiliados como garantía de independencia, imparcialidad y manos libres para actuar contra medidas tan injustas como las que este gobierno ha emprendido contra los trabajadores públicos. (Leer más)

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: